English    Español
 
Archipiélago de Cabrera
cabrera
Mediterráneo en estado puro
Calas, bahías, acantilados, aguas transparentes y un mundo marino en plena ebullición definen el Parque Nacional de Cabrera, uno de los últimos paraísos del Mediterráneo occidental.

A menos de una hora de navegación de la isla de Mallorca, una veintena de islotes emergen de la superficie azul de un mar repleto de vida y forman este excepcional archipiélago que, gracias a ser base militar durante siglos, ha llegado hasta nuestros días conservando su espíritu más genuino. A salvo ya de las depredaciones urbanísticas, Cabrera es un lugar intacto, casi virgen, la mejor muestra de ecosistema insular no alterado del Mediterráneo español. Las águilas pescadoras vuelven a reproducirse en los acantilados y la vegetación recupera terreno en los pocos rincones que fueron cultivados por los hombres.

Cada uno de los islotes que conforman el archipiélago conserva su propio perfil -abrupto, diminuto, escarpado, extenso o plano-, sus propias condiciones ambientales, un nombre que suele hacer referencia a sus formas -Na Plana, Na Redona, l´Esponja, Els Estells, Ses Rates-, y hasta endemismos particulares que no se dan en los otros islotes, como en el caso de la lagartija balear.

Navegar entre sus riscos, sumergirse en los límpidos fondos azules o alzarse hasta las paredes de su castillo serán experiencias inolvidables para quien decida poner pie en este paraíso de acantilados y ensenadas.
NO TE PIERDAS
NUESTROS BLOGS

Ni el baúl de la Piquer
Elena del Amo

Una maleta, dos maletas, tres maletas
Carlos Aganzo

Viaje alucinante
Miriam Querol

La letra pequeña
Esperanza Moreno

A la última y a la penúltima
Antonio Cortijo

© 2000-2008, HOLA S.A., Madrid – Miguel Ángel, 1 – 28010 – Madrid (España)